Monitores

La responsabilidad en un trabajo exigente


Monitor

Comedor

El monitor de comedor tiene una responsabilidad educativa que suelen pasar desapercibida.

Su labor educativa en los hábitos alimenticios y pautas de conducta es fundamental para un desarrollo sano.

El trabajo se desenvuelve en un ambiente con un nivel de estrés extremadamente alto (ruido, espacio, tiempo...) que repercute en la calidad del servicio.


Centro de Ocio

En los centros de ocio los monitores pasan mucho tiempo con los niños. Depende de la formación de estos el dedicar ese tiempo a alcanzar unos objetivos u otros.

 

Destrezas en el manejo de los pequeños y conocimientos en psicología pueden mejorar significativamente el bienestar del trabajador y la calidad del servicio.

 

Soluciones formativas

Cursos e Implantación

 

Gestión del estrés y modificación de conductas. El trabajo con menores es muy estresante y ese estrés puede restar eficacia a nuestra labor. Con un nivel de responsabilidad tan alto en fundamental formación específica en este sentido.

 

Dinámicas de grupo. Trabajar objetivos de forma grupal es muy eficaz, divertido y mejora la oferta del centro.

  

Desarrollar la Inteligencia Emocional. Para mejorar la oferta del centro y la calidad del servicio, formar al personal para trabajar la Inteligencia Emocional de los niños es una opción muy rentable. El objetivo es desarrollar las competencias sociales y emocionales pasando un rato divertido. 

 

Más información

Consulta gratis

Consulta

Equipo de psicólogos y pedagogos

Conscientes de las dudas y dificultades que surgen a la hora de educar, en la escuela para educadores ponemos a su disposición un experimentado equipo de psicólogos y pedagogos. 

Consulta gratis

 


Actualidad

El papel educativo de los comedores escolares

 Los comedores escolares constituyen uno de los espacios más eficaces para favorecer estilos de vida saludables en niños y adolescentes.

No debemos olvidar que una buena parte de los niños realiza en la escuela su comida principal durante cinco días a la semana. Así que uno de los papeles fundamentales del centro en el entorno de los comedores escolares será aportar al alumno información, formación y todos aquellos valores que sean necesarios para desarrollar una vida lo más saludable posible. Algo que siempre debe ser complementado por las familias y en el ámbito del hogar.

Según la Guía sobre Alimentación Saludable para las familias, elaborada por los Ministerios de Educación, Política Social y Deporte y de Sanidad y Consumo y la Consejería de Educación y Ciencia del Principado de Asturias, es esencial que la educación de hábitos alimentarios saludables se lleve a cabo tanto en casa como en la escuela. Y va más allá, la educación exige de la familia paciencia, dedicación, constancia, disciplina, no hacer concesiones inaceptables y respeto por el apetito de la persona siempre que su ritmo de crecimiento y desarrollo se encuentre dentro de la normalidad.

Además de asegurar el aporte equilibrado de alimentos, los comedores juegan un papel fundamental en la promoción de una buena educación nutricional del alumnado.

Si tenemos en cuenta que el menú del comedor escolar debe cubrir entre un 30 y un 35% de las necesidades energéticas diarias, es lógico que se ofrezcan en él la mayor variedad posible de alimentos.

Pero el papel educativo en el comedor escolar no se queda únicamente en aspectos nutricionales, sino que a través de ellos también se inculca a los alumnos un buen comportamiento alimentario y se forman en aspectos de higiene, solidaridad y convivencia, entre otros.

Otras finalidades de los comedores escolares son el desarrollo de hábitos y actitudes saludables en el alumnado; garantizar una dieta sana que favorezca la salud y el crecimiento; desarrollar el compañerismo, el respeto y la tolerancia. 

Los centros docentes contribuyen, en buena medida, a formar al alumnado en estos aspectos. En general, los proyectos educativos incorporan entre sus objetivos acciones encaminadas a fomentar hábitos de alimentación, higiene y consumo saludable.

Y todo ello debe darse en un entorno propicio para llevar a cabo actividades pedagógicas relacionadas con la nutrición, para que los más pequeños puedan darle al alimento el valor nutricional y social que tiene.

Hay que tener en cuenta que

  1. La calidad de la alimentación, el ambiente que se genere en las comidas y la actitud del personal es primordial para que los niños adquieran buenos hábitos en los comedores escolares.
  2. El comedor escolar es un espacio educativo que sirve para desarrollar los hábitos alimentarios de los niños.
  3. Los niños pueden adquirir desde temprano nociones simples sobre los principales alimentos y un buen comportamiento alimentario.
  4. Hay que inculcar a nuestros hijos el respeto por los alimentos, para que aprendan a no despilfarrar y adquieran normas de conducta y socialización.
  5. Los hábitos que adquieran nuestros hijos en la edad escolar perdurarán en la vida adulta.

 

http://www.educastur.es/

 

Educación

 

Correo

info@escuelaparaeducadores.com

Inteligencia Emocional

 

Teléfono

665151567

Educación

 

Nosotros

Nuestro equipo